Roban esculturas en Cuernavaca; autoridades piden apoyo a Interpol

CUERNAVACA, MOR.- En los últimos cuatro meses, nueve ejemplares, estatuas o bustos de bronce, que formaban parte del patrimonio cultural-histórico de la capital del estado, fueron robados y se teme que su destino haya sido su venta por kilo o en algunos casos, el mercado negro como un busto de la actriz mexicana, María Felix por lo que no sólo se denunciaron los ilícitos, sino que también se pidió apoyo a la Interpol para evitar que salgan del país.

José de Jesús Guízar Nájera, secretario de Asuntos Jurídicos del Ayuntamiento de Cuernavaca conformó que los hurtos tienen preocupado al gobierno del ex futbolista y actual alcalde de la ciudad, Cuauhtémoc Blanco, ya que parte de estas obras se encontraban dentro de las instalaciones del Ayuntamiento municipal, y otras más, estaban en lugares tradicionales de la capital del estado.

“Todas y cada una de ellas tienen un valor histórico, es incalculable, independientemente del peso y de los autores. Históricamente tienen mucho valor y por ello la situación es preocupante, y la situación de delincuencia de la ciudad, también la estamos sufriendo dentro del Ayuntamiento de Cuernavaca”, indicó.

Informó que el primer hurtó se perpetró el pasado 19 de junio cuando fueron sustraídos de una bodega del Ayuntamiento de Cuernavaca, cuatro estatuas: dos “zapatistas” (que representaban a Eufemio Zapata, hermano del Caudillo del Sur y Genovevo de la O, general revolucionario), un “zapatita” y dos “Adelitas”, que son representaciones de mujeres que acompañaban a los hombres en la lucha revolucionaria.

Ese día, también se robaron tres camiones y una aplanadora propiedad del Ayuntamiento de Cuernavaca. Las obras habían sido colocadas el 15 de septiembre de 2010, y eran obras del escultor, Migue Michel.

Posteriormente,  inicios de noviembre, los integrantes del gobierno de Cuernavaca se dieron cuenta que de la noche a la mañana desaparecieron los llamados “Hongos del Ayuntamiento”.

Se trataba de tres hongos de bronce, de más de metro y medio de altura, que se encontraban al interior del edificio del gobierno de Cuernavaca desde que fueron donados por su autor Antonio Castellanos, en 2007.

Guizar indicó que la obra  fue sustraída del interior del inmueble, por lo que resulta inverosímil su robo, ya que se requirió de varias personas ara cargarlos y subirlos a camiones para transportarlos, y que nadie los viera, por lo que se piensa que la maniobra se efectuó durante un fin de semana, cuando la seguridad del lugar está cargo de la policía municipal.

En octubre, otra de las obras afectadas con estos robos, fue un conjunto de estatuas que se encontraban a un costado del mercado municipal. Se trataba de una obra en honor al al cantautor, Francisco Gabilondo Soler “Cri-Cri”.

La obra en mención fue inaugurada a finales de los años 70, con la presencia del artista y se consideraba una de la sobras pioneras de las llamada sobras interactivas, ya que por su forma y colocación, son accesibles a quienes las admiran para que se tomen fotos con ellas,  abrazándolas; incluso, los niños podían sentarse en las piernas del “Grillito Cantor”.

Este conjunto fue afectado a la mitad, ya que dos de tres esculturas de niños fueron cortadas, por lo que el gobierno de Cuernavaca ordenó la desinstalación de la niña que quedaba así como de la estatua que representa a Francisco Gabilondo Soler, con el fin de que no sufriera mas agresiones.

La última obra afectada fue el busto de la actriz mexicana, María Felix, donado por la Diva a la ciudad de Cuernavaca en la que vivió. El busto fue colocado por el gobierno municipal 2012-2015 en una plazoleta “Gualupita”, junto al jardín “Melchor Ocampo”.

A inicios de noviembre, las autoridades se dieron cuenta que el busto ya no estaba, y que fue desmontado desde su raíz para ser robado.

Según dijo el funcionario, los robos están denunciados y una de las líneas de investigación es que los robos se realicen para fundir y vender el metal de manera ilegal, pero otra muy importante, es que las obras se lleven a través del mercado negro a coleccionistas, como el caso del busto de “María Felix” o los “Hongos” que fueron robados completos.

“Le vamos a pedir el apoyo a la interpol y a la PGR para que este tipo de piezas no puedan ser sacadas de nuestro país”, expresó Guizar.

Las obras, punto de reunión y patrimonio social: ICC

Por su parte, Hugo Juárez, director del Instituto de Cultura de Cuernavaca, indicó que además del valor comercial o material que tengan las obras, lo lamentable es que estas afectan de forma directa a la ciudanía y a la ciudad, ya que las obras tienen también un valor social.

“Toda obra posee también un valor social. Las esculturas son punto de reunión, las esculturas nos recuerdan nuestra historia, y están ahí por algo. Si vamos a la historia, algunas de las maravillas de la historia son precisamente esculturas. Amén del aspecto artístico, ya van adquiriendo un valor social, porque la gente las conoce y las reconoce a través de ellas”.

Para el también artista, el robo de las esculturas forma parte de la crisis social que se vive en México, ya que hoy se delinque contra todo: Antes eran bancos los que se robaban, pero hoy se puede robar a una anciana su dinero, y además se le lastima o hasta asesina.

“No valoramos que esas estatuas, esas esculturas, que estaban ahí por algo, y ahí se deben quedar. Le estamos faltando el respeto a todo. No valoramos. Es una crisis de identidad, histórica, cultural que si pensamos que tenemos derecho a tener en nuestras casas estas obras o a fundirlas para venderlas sin que sean de nosotros, quiere decir que algo está muy mal”.

El entrevistado aseguró que esta situación apresura a terminar el proyecto que realiza el ICC de realizar un padrón pormenorizado de todas las obras escultóricas que hay en la ciudad y que forman parte de su patrimonio, ya que hasta antes de esta administración no existía y la pérdida de las obras podía suceder sin que nadie pudiera dar cuenta de pormenores o historia de la misma.

Deja un comentario